viernes, 30 de mayo de 2008

el curpillos


















Para los que no son de Burgos, y no es por dar envidia, hoy es el curpillos.El curpillos es una fiesta local de la ciudad de Burgos.
Hoy es un viernes festivo en Burgos. Muchos aprovechan y se van de fin de semana largo.
Otros se quedan a saborear la fiesta, sobre todo en El Parral que es un parque natural donde las peñas de Burgos colocan sus puestos y venden sus pinchos. Allí se come, se bebe, se baila...

Cuando el Corpus era fiesta nacional, ésta fiesta nuestra se celebraba al día siguiente, con lo cual era un buen puente. Desde que ya el corpus no es fiesta, el curpillos se traslada al viernes siguiente del domingo en que se celebra el corpus.

Os voy a contar un poco el motivo de esta fiesta:
La Fiesta del Curpillos es la celebración más tradicional de cuantas existen en nuestra ciudad.
Su origen se remonta al hecho histórico de la Batalla de las Navas de Tolosa, la más importante de las acciones bélicas de la Reconquista, librada en el año 1212. En ella las tropas cristianas mandadas por el rey castellano, Alfonso VIII, derrotaron completamente a los árabes, abriendo así a Castilla todo el sur de la península y preservando España y Portugal para la cultura occidental y cristiana.
Entre los diversos acontecimientos de la batalla resultó, según cuentan las crónicas, especialmente significativa, la conquista por el rey castellano del pendón que guardaba la entrada de la tienda del jefe moro Miramamolín.
Como quiera que Alfonso VIII, vinculado a Burgos, había fundado ya en 1187 el Real Monasterio de las Huelgas, con voluntad expresa de ser enterrado en él con su esposa Leonor de Inglaterra, resulta lógico que hiciera traer aquí el famoso pendón.
En agradecimiento a Dios por el éxito de la batalla, y en conmemoración por tan importante triunfo, el pueblo burgalés presidido por sus primeras autoridades militares, religiosas y civiles acostumbró desde tiempo inmemorial a exhibir y pasear tan valioso trofeo, acompañando la procesión del Santísimo. La cita anual quedó fijada para el viernes siguiente al Día del Corpus Cristi. En esa fecha la primera autoridad existente en la Ciudad porta el llamado Pendón de las Navas, actualmente sustituido por una reproducción, para no dañar el original. Después de las celebraciones institucionales y religiosas los gigantillos, gigantones y danzantes ofrecen sus típicos bailes en el compás de Adentro.
La fiesta de completa con una multitudinaria jira campestre en el parque de El Parral, el más antiguo de los parques de Burgos, situado entre el monasterio de Las Huelgas y el Hospital del Rey, fundación también de Alfonso VIII.
La fuerza de la tradición obligó al Ayuntamiento a declarar el Curpillos en 1953, media jornada festiva y posteriormente que el día fuese enteramente festivo.
Con todos los ingredientes de la tradición ancestral y de la romería, con el bullicio de peñas, blusas, dulzaineros, grupos de danzas, charangas y sociedades recreativas, la degustación de los numerosos productos de la tierra y la participación masiva del pueblo burgalés, la fiesta está servida.

7 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Interesante la fiesta... ¡Qué disfrutes! Pero, ¿por qué se llama "curpillos"? ¿Qué tiene que ver con el pendón del jefe moro de nombre tan cómico, "Miramamolín"? Espero tu respuesta. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Feliz Curpillos! ¡No te excedas en el Parral con la morcilla!

exiliado dijo...

Quien estuviera en Burgos,
Burgos de mis amores

BIPOLAR dijo...

Por un trapo la que armaron.
Esto no fue el inicio del Curpillos sino de las Rebajas.

La verdad que todas estas cosas del palio nunca me han hecho mucha gracia, pero me dejaba guiar por el aroma de la brasa y la bota....

Mafaldia dijo...

Buf!!! qué fin de semana más largo, y cansado, no he parado y estoy molida... muy bueno tu refreshing memory... dicen que hizo buenísimo por la mañana que estuvo todo fenomenal y el Parral al terminar arrasado como era de esperar, pero que mereció la pena, siempre digo lo mismo, a ver si el año que viene...

jg riobò dijo...

Siempre la disculpa de una reconquista.

Isabel Huete dijo...

Las fiestas con historia en las ciudades con historia a mí siempre me han encantado, y el olor y sabor de la morcillita ni te cuento.
Besotes