martes, 15 de enero de 2008

EL TIEMPO

No tengo tiempo.
Me falta tiempo.
No me da de sí el tiempo.
El dichoso tiempo.
Que no, que no me da tiempo.
¿Llegaré a tiempo?.

Este blog últimamente parece un libro de reclamaciones (por mi parte, por supuesto).
Parece un libro de quejas.
Tal vez es que este sea mi estado actual.
Es que es cierto, tengo tantas cosas por hacer que no encuentro el momento, el lugar, el hueco, el día....
A veces pienso,
quizá quiero abarcar mucho,
quizá soy demasiado exigente conmigo misma.
Pero es que el día no me cunde.
Las semanas se me pasan volando.
Y dejo tantas cosas sin hacer...

Al cine, ya sólo voy como mucho una vez al mes.
Leer, antes leía mucho más, ahora cuando me pongo a leer me duermo a la tercera hoja, y las líneas se me nublan, y encima cuando al día siguiente vuelvo a coger el libro tengo que empezar casi donde lo dejé porque no me acuerdo por donde iba, con lo cual me duran los libros más que los conejitos de duracell.
Andar,pasear, si casi no saco ni tiempo, si a veces voy en coche a todos los sitios para llegar antes.
Y todo el día mirando el reloj, y encima muchas veces llego tarde.
Escuchar música, menos mal que esto lo puedo hacer a la vez que hago alguna otra cosa, si no tampoco.
Así que cuando leo en las estadísticas, o en los datos esos que dan, que el español medio gasta al día unas dos horas viendo la "tele", a mi me parece que alguien me roba al menos hora y media, si llego, veo media hora la televisión al día como mucho, porque vamos, ya ni los telediarios me interesan (insisto, parezco un libro de reclamaciones parlante.-autocrítica.- todo me lo digo yo, eh?).
Claro que entonces, me planteo, a qué dedico el tiempo libre (como decía el cantante José Luis Perales) y es que tengo poco, lo que yo entiendo por libre.
Entre semana, lo que me roba el tiempo es el trabajo fuera de la casa, más el de dentro de casa...pues lo justo para dormir siete horas (si pudiera dormir menos...pero es que si no al día siguiente no soy persona, y aunque cada día duermo peor, antes era de un tirón, necesito estar en la piltra siete horas, será psicológico) y comer y hacer esas cosas fisiológicas necesarias para parecer un ser humano presentable.
Y los fines de semana, días festivos, pues hay que planificar el tiempo de la semana, y lo que queda de "libre" para leer los periódicos (que esa es otra, para leerse un periódico de cabo a rabo se necesita todo un día, o sea que leer el periódico se convierte en leer titulares, artículos y reportajes, pero poco más) y los semanales esos que dan. Si antes hacía yo hasta los crucigramas, los autodefinidos que siempre me han encantado, sobre todo los del País por lo dificultosos (para mí, al menos) y hasta sudokus...

Y así ando, quejosa, últimamente, que tengo que ordenar un montón de armarios y no sé cuándo sacar tiempo, porque además a medida que pasa el tiempo se nos acumulan más quehaceres que a su vez nos roban tiempo...y esto es un NO VIVIR.

Siento parecer un libro de reclamaciones, pero, ay, y lo que me desahogo......

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Como Javier será el que te diga que tienes que recuperar un ritmo humano de vida, yo te aporto otra cosa: discrimina. Ponte varios momentos exclusivos para ti a lo largo del día, pase lo que pase: y sé intransigente con esto. Te darás cuenta de que el tiempo cobra otra dimensión.

jg riobò dijo...

Tienes que recuperar el ritmo humano de vida, el natural.
La enfermedad de la prisa y el stres, termina un día de golpe.
Lo lento, lo sencillo, lo abarcable, el decir no, el saber lo que vale....

ANA dijo...

Hay que plantearse por las mañanas metas pequeñitas e irlas cumpliendo, no saltarse ninguna.
Por ejemplo relajarse 10 minutos desayundando mientras echo un vistazo al periódico o a cualquier libro,
para mí ese es mi momento antes de tomar el aliento necesario para empezar el día con relax.
un abrazo Pilar.
ana.