jueves, 30 de octubre de 2008

qué incómodo es el frío

En verano cuando me levanto
ni casi maquillaje,
aunque esté como un espanto
como el sol da color a mi cara
con cualquier cosa estoy apañada.
Un vestido
de arriba hacia abajo
sandalias
y hala a trabajar.
Todo se suelta
todo se airea.
Pero no, llegó el invierno.
Llegó el frío.
Y ponte camiseta
que se te enfría la teta.
Y ponte medias
o ponte pantys
que pican y escuecen...
Y encima jersey
y bufanda
o corpiño.
Y después abrigo
y sombrero
y métete en el coche
y todo aprieta,
hasta la goma de la braga.
Y hala que no se te olvide el paraguas
que encima llueve
y como te descuides
te cojes un frío a las nalgas.
Incómodo, caro y coñazo
Y así, en Burgos, hasta el 40 de mayo

10 comentarios:

BIPOLAR dijo...

A mi no me importa
abrigarme tanto
luego hay mucha emoción
cuando se descubre el
buen pastelón

Antònia P. dijo...

El frío en el culo (con perdón) es el que peor se soporta.
Antes existía el Damart, ahora no sé, pero iba de puta madre.
Aquí hace un frío que pela también.
Un beso.

DianNa_ dijo...

Buen poema, niña, :)

Aquí la humedad te deja congelada, no tenemos esas temperaturas, desde luego, pero está todo siempre mojado, meterte en la cama, a veces, es como meterte bajo la ducha .

Besos, guapa !!

Isabel Huete dijo...

¡Mira que eres protestona! Jajaja. A mí también me fastidia tanta capa de cebolla sobre el cuerpo, pero lo que más me aburre es tener que hacer la cama: que si sábanas, que si mantas, que si colcha... Y es que en verano sólo pongo la sábana de abajo y a dormir.
Hoy hace día de nieve en Madrid pero la cúpula de polución y calor de la mierda que sueltan los coches y las calefacciones lo impide. ¡Lo que daría por una hermosa nevada! :))
Besos, corazona.

Mafi dijo...

calla, mujer, que si tuviéramos que llevar la ropa interior de lana sería mucho peor....

Merche Pallarés dijo...

¡Menos mal que tuvimos un finde en Burgos de maravilla! Preciosa la ciudad y el tiempo que acompañaba. Aquí en Ibiza hoy ha salido el sol pero hace un viento del norte que pela y te congela ¡hasta el alma! Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ay, qué largo es el invierno por estos sitios...

Philadelphia dijo...

Con lo bien que viene el frío para achucharse al que se tiene al lado... A mí me gustan los cuellos altos...El frío es incómodo pero también es bonito. Un saludo

Merche Pallarés dijo...

No sé si ya te hice un comentario pero, es cierto, que el invierno es una lata con tanta ropa que una tiene que ponerse. ¡Menos mal que nuestro finde en Burgos fue magnífico! Siempre recordaré esa preciosa ciudad soleada y calurosa. Aquí nos está haciendo un viento helador pero con sol que lo hace más llevadero. Muchos besotes, M.

jg riobò dijo...

Con la edad el frío te entra dentro, muy dentro y no puedes sacarlo.