jueves, 25 de septiembre de 2008

Refranero de mi madre I

Todo el mundo que me conoce (joder que fuerte, todo el mundo, quién me creeré?). Rectifico, todos mis amigos, compañeros, la gente en general...que me conoce, saben la mucha referencia que hago a los refranes que mi madre a lo largo de la vida ha dicho, y sigue diciendo. Siempre le digo que es la mejor herencia que me ha podido dejar, al menos siento que ha sido una influencia y muy buena. Creo que no hay día en que no me encuentre con una situación donde poder aplicar cualquiera de los refranes escuchados a mi madre a lo largo de mi infancia y juventud. Incluso hoy en día se los sigo escuchando.
Recuerdo que una vez en el colegio, la profesora dijo que escribiéramos los refranes que supiéramos, y recuerdo que gané, me sabía muchísimos.
Hoy me ha venido uno, no sé si es refrán o es dicho, ella lo aplicaba y lo llamaba (y lo sigue haciendo) "ser placer de puerta ajena".
Y es verdad, qué cierto.
Por qué seremos a veces tan amables con los de "fuera".
Por qué nos costará ser mejores con los de "casa".
Claro que podríamos aplicar el "donde hay confianza da asco".
Va por mi madre, mujer sabia, realista y ...

6 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Mi padre decía uno muy burro pero ¡qué razón tenía!, también un hombre sabío, embrutecido y un poco... bueno eso queda patí y pamí que lo sabemos (por cierto que se casó con una mujer refranera, que ya se sabe, mala y puñetera), este era el de "con buena picha bien se jode" y no sé por qué, yo lo aplicaba a la paella...
y esto de las partes, unido a "ser placer de puerta ajena"..... da muuucho que pensar

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ay, qué razón tienen las madres.
Besos.

Mafaldia dijo...

Mi madre decía cuando con nuestros grandes cuartos traseros dábamos a algo "como era tuerta con el culo cerraba la puerta" y se tronchaba de risa...
"aprovéchate gaviota que no te verás en otra" y me compraba lo que me hacía falta en ese momento...
y así infinidad de dichos para cada asunto...¡qué majas!

Merche Pallarés dijo...

España es una mina en refranes... (y me parece que casi TODOS vienen de El Quijote). Besotes, M.

manzacosas dijo...

Las madres son sabias. Lo de aprovéchate, gaviota... no tiene desperdicio. Mi padre me decía: cuando seas padre comerás huevos. Qué razón tenía... Un saludo

Isabel Huete dijo...

Pues mi padre, que debió ser un poco como el de Bipo, decía que "a los niños, de pequeños, dan ganas de comérselos, y de mayores uno se arrepiente de no habérselos comido", y mi abuela decía que "a los hombres hay que colgarlos por un agujero, como a las sartenes". Ambos bastante bestias, por cierto.
A los de casa ya nos los conocemos tanto que creemos que no necesitan de nuestras muestras de cariño, mientras que a los de fuera se lo damos porque también necesitamos el suyo.
Un besito gordo, cari.