miércoles, 24 de septiembre de 2008

LA MOCHILA

Soy esponja y soy filtro.
Ya lo he dicho más veces.
El yin y el yan.
Tengo una contractura de trapecios, que suena como pijo.
Y lo que me pasa es que llevo años cargando sobre mi espalda la vida.
Hay gente que carga la vida en los cojones, y por eso está hasta los mismos de todo.
Otros la cargan de alcohol y se ponen hasta arriba para sobrellevarla.
Hay personas que se cargan de tontería y superficialidad y se convierten en marionetas de esta sociedad y así viven y viven y viven, como los de duracel ( a lo mejor son los más felices, ¿quién sabe?).
Otros se llenan de misas, rosarios, avemarías y padrenuestros, novenarios, triduos y demás manifestaciones religiosas.
Vamos que hay de todo.
El caso es que yo voy cargando la mala leche, la tensión, la vida misma en la espalda y tengo la sensación de llevar una mochila cargadita como de cincuenta kilos...
Así que ando "de baja" que no de bajón.
He ido a una "fisio" que es un primor, que me casca veinticuatro euros, que no es para tanto, que soy gilipollas, que en mis hijos me gasto eso y más a veces por tonterías, y que para mí soy una cutre. Que me lo echo a la espalda (nunca mejor dicho, chiste malo).
Voy a ver si voy vaciando la mochila...hasta que la vuelva a cargar.
O si la lleno que sea de besos, que casi no pesan. De caricias que son vaporosas....
joder que cursi que he acabado.
Anda, colorín colorao....

8 comentarios:

Mafaldia dijo...

pues te ha "quedao niquelao", los finales cursis a mi me encantan, son más ligeros que si terminas a hachazos..., que la carga te sea liviana hermana. :)

Exiliado dijo...

Pues eso, ahi te mando el primero (de los besos) para la mochila
Un saludo

jg riobò dijo...

En la entrada de Pedro hay una caja para cargarla y que la espalda respire.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Deja la mochila. Entera. Los besos no pesan y los puedes llevar puestos.
El café, para cuando puedas.
Besos, para que vayas sumando.

BIPOLAR dijo...

Como no podemos cambiar a los DE AL LADO, ni a los DE ENCIMA, es mejor sacar estos pedruscos de la mochila para que sea más ligera.

Yo misma veo como un champiñón entre setas :)

Merche Pallarés dijo...

Chica te he leido eso de la "contractura de trapecios" en varios blogs y siempre te he querido preguntar ¿dónde están exactamente los trapecios? Supongo que en la espalda pero ¿DÓNDE? (Ya sé que buscando en Google, me entero pero prefiero que tu me lo digas...).
Y, sí, a ver si cargas tu mochila de besos, caricias, amor y alegría. Te lo deseo de todo corazón. Recuerda que la vida es breve. Besotes, M.

manzacosas dijo...

Es cierto. Los besos y caricias no pesan, y son un gran remedio. Un saludo

Isabel Huete dijo...

Pues yo tampoco me resisto a enviarte un mogollón de besos de los que no pesan pero sí calientan el corazón.
Cuídate esos trapecios que no son más que tensión. Los masajitos van de lujo, lo digo por experiencia porque los míos son pura roca de granito y siempre ando con relajaciones y de fisioterapeutas.
¡Animo y quítate de encima todo lo que te agobie, con dos ovarios!
Un besazo, mi niña.