jueves, 4 de septiembre de 2008

ESTE DICHOSO BURGOS

Esta frase me viene muchas veces a la cabeza.
Y qué curioso, dichoso:
no por venturoso
y por feliz,
sino por molesto y enfadoso.
He leído el comentario de brg.es
en mi blog y en la acequia.
¡Ay! Cómo te comprendo, amigo blogófago.
Cuando uno le pone distancia
a esta ciudad...
Cuando uno se aleja de ella
y vuelve...
Cuando uno conoce otra luz,
otras caras,
otras gentes,
otras...
Vuelve a esta ciudad provinciana
a este dichoso Burgos...
Que se le quiere, coño.
Pero que pesa, y más en este casi otoño.
Que sí, amigo blogófago.
Que es septiembre.
Que estamos a cuatro
y quedan casi cuatrocientos
para volver a ver
otros vientos
otras luces...
Mientras tanto
habrá que intentar que nuestro vivir
en Burgos sea dichoso
porque sea feliz.
y no porque resulte enfadoso.
Y poder decir "este Burgos dichoso"
y no "este dichoso Burgos"
que parece lo mismo
pero no lo es.

Dedicado a todos los que vivimos aquí
y a veces sentimos ese vacío,
esa mala leche...
ese noséqué...
sobre todo al volver.

9 comentarios:

Isabel Huete dijo...

Yo no sé por qué todos sentimos esa especie de amor/odio por la ciudad en la que vivimos. A mí Madrid me encanta en muchos aspectos, pero quisiera que fuese más silenciosa, que estuviese menos polucionada, que la gente caminara más despacio, que lloviera más para limpiarle el aire, que nevara como cuando era pequeña, que no hirviese el asfalto en verano... Pero no lo puede tener todo.
Te entiendo tanto...
Un besazo.

Exiliado dijo...

Claro que se le quiere, por muy dichoso (o maldito) que sea.
Ciertamente, cuando se conocen otros horizontes, lo primero que resaltan son sus carencias.
Sin embargo, cuando a la distancia fisica se le une la distancia temporal, es decir con el paso del tiempo, esas carencias se perdonan y solo queda en la memoria lo bueno.
Un saludo

Blogofago dijo...

Ante todo agradecer la SOLIDARIDAD con los afectados, con este afectado.

Si lo mas "gordo" es que a mi esta ciudad me gusta, aunque todavia nos hacen falta algunos pequeños detalles: Mas mar, mas luz y mas calor.

Por un Burgos mediterraneo ¡¡¡¡

BIPOLAR dijo...

Pues a mi no me gusta

Sí pudiera, despegaría la catedral (dejaría un solar gigantesco) y me la llevaría al borde del mar.

Merche Pallarés dijo...

¡Chiquilla qué carrerrilla has cogido! Nos tienes meses a pan y agua y ahora ¡hala! tres posts seguidos... dejáme que coja aire... Este año, si dios o quien sea, quiere iré a vuestro maravilloso Burgos a conoceros y conocer la ciudad, tambien para comer los deliciosos corderitos de Lerma que siempre menciona MANZA... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Pero qué sería de Burgos sin el aire limpio del invierno.

Blogofago dijo...

¿ Y que pasaria con ese solar ???? Menudo peligro¡¡¡

Mafaldia dijo...

Me encanta la idea de bipo, yo pondría a Burgos toda ella catedral incluida al borde del mar... es bonita esta ciudad, pero qué frío y qué viento hace en la jodia!!! :I

jg riobò dijo...

La seca Castilla.
Hay que rebuscar a los escondidos de ella.