martes, 1 de enero de 2008

SILENCIO

Es mi mayor deseo para este año.
Estoy tan harta del ruido...
Ruido por las calles,
las bocinas,
hasta los semáforos,
las gentes,
las obras,
los taladradores,
los coches, la música de los coches, los motores de los coches...
Estoy tan harta del ruido...
Ruido en las tiendas, en los comercios, en los supermercados, músicas artificiales que invitan a un consumismo absurdo.
Estoy tan harta del ruido...
Ruido en mi cabeza, ruido en mi interior, ruido en mi casa, ruido en mi mente, ruido.
Estoy tan harta del ruido...
SILENCIO, SILENCIO, SILENCIO...
¿Puedo conseguir el silencio?
Ruido en todos los sitios, ruido de teléfonos.
Ruido que no sonido.
Quiero silencio de ruido, de tensiones, de gritos, de voces, de hablar alto, de repetir las cosas cien veces.
Estoy tan harta del ruido...
Silencio, necesito silencio.
No me hables por favor, no, así no.
No me grites.
Cállate, por favor.
Dame tu silencio.
Dime tu mirada, no quiero que me hables. ¡NO!
Estoy tan harta del ruido...
Voces que no dicen nada...
Conversaciones que me llevan a la eterna soledad...
Estoy tan harta del ruido...
SILENCIO, necesito SILENCIO.
SONIDO, que no RUIDO.

4 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué necesario es el silencio para escuchar. Cuánta razón tienes. Y oír las voces pausadas que nos interesan. Vivimos una sociedad demasiado ruidosa, que no sabe apreciar estar callado junto al otro.
Feliz año, Pilar.

jg riobò dijo...

Escucha, es el silencio.
Yo hice voto de silencio en mi blog.

ANA dijo...

Quiero un silencio, el silencio de un beso pequeñito sobre mi cuello.
Un abrazo,
silencioso,
ana.

PILAR dijo...

Tal vez exijo silencio y tengo que empezar por mí, que muchas veces no sé hacer silencio y no sé escuchar.
Practicaré este año.
Gracias a los tres por vuestros comentarios.