miércoles, 19 de diciembre de 2007

IGNACIO DEL RÍO



Todos los años por estas fechas, Ignacio del Río expone en el Arco de Santa María.
Y lo que más siento, aunque sé que no tengo mucha "audiencia", es no haber hecho esta entrada a tiempo (por si alguien hubiera ido a verla, influenciado por mis palabras,gege) ya que su última exposición en Burgos ha sido del veintiocho de noviembre al nueve de diciembre.

Todos los años voy a verla. Forma parte de la entrada del invierno, aunque a veces expone en otras ocasiones, los últimos años lo ha hecho siempre en esta época y en este lugar tan especial, como es el Arco Santamaría.

Para mi, este pintor es especial. Tal vez por mis recuerdos de infancia (es que últimamente estoy muy regresiva, y el pasado me vuelve, y además lo mejor es que me vuelve positivo, y me encanta).
No voy a hablar de su técnica, porque sería meterme donde no me llaman.
Voy a hablar de lo que a mi me dicen sus cuadros, y su persona.

Ignacio es un ser especial, es un bohemio, es un loco, es espontáneo, es cariñoso...
Le aprecio.
Sus cuadros me dicen mucho. Los retratos, son geniales.
Esta última exposición ha sido sobre las tierras de castilla, su paisaje, sus gentes.

Ignacio, en sus tiempos jóvenes, es sabido y público en Burgos, que a cambio de un café o de un vino, mejor, te pintaba un cuadro.

En Pinedo (hoy llamado Polisón) cuando empezaba a hacer bueno, en la terraza pintaba y allí mismo se hacía el trueque, y era estupendo. Espontaneidad pura y dura.

Y, qué cosas, hoy se cotiza al alza.

Dicen que su forma de pintar es poco trabajada, y que en segundos es capaz de pintar un cuadro, no sé si es así, pero si fuese así, todavía lo admiro más.

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Un buen pintor, un buen recuerdo, anuncio de la Navidad inminente.

jg riobò dijo...

No se quien es.
Investigaré.

mac1 dijo...

Tengo tres cuadros suyos, dos paisajes y un retrato que me hizo hace ya 40 años. Yo tenía 9 años y en una tarde lo realizó. Me quedé alucinad cuando lo vi terminado. El parecido era asombroso.

Anónimo dijo...

Tengo tres cuadros suyos, dos paisajes y un retrato que me hizo cuando era pequeñito, hace ya 40 años. Yo tenía 9 y en una tarde, por encargo de mi tía, me hizo el retrato, con el que me quedé alucinado por el asombroso parecido. Los tengo colgados en casa.

Anónimo dijo...

Ignacio del Río, es un artista esencial. Todo él es arte, vida, color, ritmo, facultades extremas e intensas. Realmente "UN GENIO DE LA PINTURA".
Tiene un problema: Su autenticidad vital exenta de cualquier prejuicio, choca con la uniforme, aparente y vana sociedad burgalesa.

Burgos, 2 de octubre de 2008