sábado, 13 de septiembre de 2008

LLORAR

Ando llorona últimamente.
El caso es que yo era llorona.
Recuerdo de niña que no es que fuera ñoña, para nada, pero sí lloraba, bueno me figuro que como todos los niños.
Luego, por supuesto en la adolescencia (ya digo que estoy en regresión) lloraba por casi todo, desde la típica película, a alguna discusión en casa o con alguna amiga. O por amor, puff, más bien por desamor.
Con el tiempo, me fui haciendo mayor (que cachoperogrullada) y fui notando que dejé de llorar o que esto empezaba a ocurrir con menos frecuencia. Sobre todo, creo yo, que al hacerme madre, entre que te dejas un poco de lado, y que parece que hay que guardar una "¿imagen?" de "japi" y de fuerte...
El caso es que el otro día estaba en casa de una amiga charlando y me brotaron las lágrimas, cuando ocurre esto se me pone un careto horrible y se me nota un montón. En fin que se acercó su hija (9 años) que me conoce desde bebé y se quedó sorprendida al verme en aquel estado. Y claro, ella no me había visto llorar nunca.
Y entonces pensé por un lado en el tiempo que llevaba sin llorar, mogollón. Pero llorar, llorar; porque sí, a veces se me humedecen los ojos. Y también pensé en el pudor que nos produce llorar delante de los demás.
Reír es una manifestación que no están mal vista, aunque ahora que lo pienso hay en muchos sitios que uno no se puede ( no se debe) reír.
Y para finalizar esta entrada, que me está pareciendo un tostón, voy a recordar al portero de la casa de unos primos míos que, tenía muy mala leche y cuando le hacíamos rabiar, decía: "rieros, rieros que ya veráis como lloriaréis" (aquella frase, aparte de lo difícil que me parecía decirla, que no sé si es que el señor no sabía decirla o es que la decía mal adrede, me sentaba de pena, y pensaba que ese tío era un cabroncete, ¡pájaro de mal agüero!). Y otra que decía mi madre, cuando nos daba la risa floja por las noches a mis hermanos y a mí : "las risas serán lloros" (joder, también esa me sentaba de pena).

Entre llorar y reír
anda la cosa ésta de vivir.

11 comentarios:

Mafaldia dijo...

Me inclino a sugerirte una cierta depresión otoñal muy típica de la época..., en fin, de todas formas el llorar es un ejercicio sano que hay que realizar de vez en cuando para sacar todas esas cosas que nos quedamos dentro y que sin darnos cuenta nos hacen pupa..., llora mi niña, pero que no se repita a diario, eso no.

Merche Pallarés dijo...

En tus últimos posts te noto triste, sí. Llorar, al igual que reir, es muy sano, limpia los ojos y los deja brillantes y sedosos... Besotes, M.

jg riobò dijo...

No se lo que pasa, yo noto la ausencia de tus comentarios que salen de dentro.
Sólo espero que sea pasajero.

manzacosas dijo...

Hola. Ten en cuenta que en la vida hay épocas de lloriqueo y otras de exultante alegría. No pasa nada. Un saludo. Manzacosas

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hay etapas en las que tenemos que llorar, Pilar. Pero que sean breves.

Exiliado dijo...

El llanto, como el dolor, es un sintoma de la enfermedad, entendiendo por esta cualquier cambio psicosomatico que afecta nuestra personalidad (para bien o para mal)
Llore en el pasado cuando perdi mi trabajo, o cuando mi primer matrimonio se fue a pique. Pero paradojicamente Llore (o era mucho mas proclive a llorar) mucho mas cuando me enamore por segunda vez, es decir cuando volvi a "enfermar" Y lloro muy a menudo cuando veo los exitos cosechados por mis amigos, familiares y muy especialmente mis hijos. Lloro sin saber por que, pero no por estar triste, sino por todo lo contrario.
Es asi.
Un besote.

Isabel Huete dijo...

Llorar es de lo más sano, Pilar. Es como las nubes de tormenta que después de soltar todo el lastre desaparecen y el cielo se queda limpio y azul. Hace tiempo que tengo la sensación que algo te acongoja, te oprime, y me gustaría poder, y saber, hacerte una cucamona para sentirte reír.
Llora cuanto quieras y cuando quieras porque te liberará de tensión. Y dilo a gritos, en tu blog o donde se te ponga.
Estoy contigo.
Un besazo mimosón y animoso.

Carlos Labarta dijo...

Pilar, no te impidas llorar, pero tampoco dejes que el llanto te cubra de manera que una vez que cese creas ciegamente que todo ha terminado con una vaga sensación de alivio, que lo que hibiera indefinido en ti o fuera de ti que produjo ese llanto o ese lagrimar, ha acabado por diluirse con tus lágrimas. Disfruta de esa sensación de fin, de relax y en medio de ese descanso respira tan hondamente como puedas, sintiendo más claro el pensamiento, para comenzar a buscar la razón, el porqué... No dejes pasar un minuto y si llega, que termine cuanto antes.... La risa, tine el mismo efecto que ese llanto que sentimos como alivio, pero no lleva consigo problema alguno... Un beso y cuídate!

BIPOLAR dijo...

Lloro y río muchísimo y ambas emociones deberían equilibrarnos un poco.

PILAR dijo...

GRACIAS A TODOS, CORAZONES.
DESPUÉS DE LOS LLOROS ME HA TOCADO UNA CONTRACTURA MUSCULAR EN LOS TRAPECIOS, QUE SUENA DE PUTAMADRE. PUES MI MÉDICO ME HA DADO LA BAJA.
Y TAL VEZ LA ESPALDA HA SIDO QUIEN ME HA AVISADO DE PARARME, RELAJARME Y TOMARME LA VIDA CON MÁS CALMA. NO SÉ SI APRENDERÉ.
OYE, CHICOS Y CHICAS, COMPIS DE LA VIRTUALIDAD QUE OS QUIERO Y COMO ESTOY MÁS SENSIBLE QUE LO NORMAL, ME ENCANTA SENTIROS TAN CERCA AUNQUE LEJOS.
BESOTES A TODOS, DE CORAZÓN

Carlos Labarta dijo...

Besos para ti y abracicos suaves para desearte que te mejores pronto! Vaya temporada...! Estas fechas de vueltas a todo lo que dejamos para salir de vacaciones están siendo bien cargadicas de todo, todo...
Je!
Un saludo!