martes, 8 de julio de 2008

EXHIBICIONISMO II

El botellón.
Y qué voy a decir que no esté dicho, manido, hablado y requetehablado.
El botellón.
Acaban de ser las fiestas de Burgos, y ya se sabe, hoy en día cualquier motivo es bueno para hacer botellón. El Paseo de Atapuerca, llamado así porque está paralelo al Museo de la Evolución Humana (en construcción), otros años se llenaba de los puestecitos que colocan en las fiestas, donde se vende de todo. Pues bien este año ese mercadillo se ha trasladado a otra zona. Con lo cual este Paseo, en pleno centro de Burgos, se ha convertido en lugar para hacer botellón porque además está al lado del río. Con lo cual tenías que ver al pasear por ahí a todo tipo de personajes, de una media de 16 años, bebiendo, fumando, meando y haciendo todo tipo de gilipolleces, esas que se hacen cuando además de joven no sabes beber.
Dicen, creo entender a lo mejor estoy confundida, que está prohíbido hacer botellón.
Vamos a ver si escribiendo y exponiendo este tema lo mejor que pueda, me aclaro y de paso me ayudáis a hacerlo.
En Burgos hay una serie de lugares, conocidos públicamente por casi todos los burgaleses, donde se hace botellón. Suele ser, pena me da, en las orillas de nuestro río Arlanzón.
Es cierto, y me da la impresión de que me estoy explicando mal, que las cosas que no están bien da igual donde se hagan, o no. Porque incluso hay muchas cosas que están muy bien y tampoco da igual donde se hagan.
Porque digo yo, creo que hay muchas cosas que tienen un valor hasta agradable siempre que se hagan en la intimidad, en el momento que se hacen cara al público, creo que pierden el respeto por sí mismos los actuantes y además pierden el respeto a los demás.
Estos días he conocido por la prensa que un ciudadano español, de Béjar para más señas (me he acordado de Javier) ha sufrido en propias carnes las consecuencias del botellón. No sé si la noticia estará o no manipulada. Este hombre vive en una casa con su familia tranquilamente, y cerca se ha puesto de moda el botellón. Pues bien, él creo que lo que hizo fue denunciarlo. Y al final el mundo al revés. Quien se supone que tiene la razón es increpado a la puerta de su casa por una "manada" de jóvenes quienes le insultan de hijoputa para arriba.
Pues nada, que yo no entiendo nada.
Que lo que digo, los educados, los cívicos, los que queremos vivir en paz nos vemos violados en nuestros mínimos derechos y si encima denunciamos somos perseguidos.
Pues que yo no entiendo nada, lo siento.
Y es que creo que a los jóvenes ahora les gusta beber y les gusta exhibirse, les gusta tanto beber como que se les vea bebiendo, es como una provocación a los demás. Y además dentro de esta moda está incluido el dejar todas las botellas, cajas de cartón, bolsas de supermercado...claro los orines, vómitos...y demás pampurrias...
Y así seguimos teniendo que ver espectáculos de los exhibicionistas de turno.

7 comentarios:

Exiliado dijo...

Una vez mas creo que he de entonar el "Mea Culpa".
Creo recordar que fue mi generacion la que puso de moda el botellon de navidad, que coicidia con las vacaciones navideñas (generalmente el 22 de diciembre) y se realizaba en la plaza mayor, donde acudiamos en tromba los alumnos de ambos institutos y donde acababan/acababamos como colodros. Como se suele decir, de aquellos lodos....
Pero hablando de exhibicionismo hoy voy a dedicar mi columna a algo realmente absurdo que ha ocurrido en este Bristo que tanto duele. Un avance:
Los empleados municipales no pueden recortar los setos y limpiar los rastrojos de cierto parque porque... "Atenta a los derechos de los homosexuales" que usan la forma para hechar un caliqueño. ¿Cierto? Pues parece ser que si. en mi columna lo explicare un poco mas.
Un saludo

Lazarillo en América dijo...

No sé qué les gusta más a los chicos si beber o exhibirse... estoy contigo

Merche Pallarés dijo...

En todas las épocas los jovenes han/hemos sido transgresores pero esto de los botellones, la verdad que no lo entiendo. ¿No será porque en los bares las bebidas son demasiado caras, entonces tienen que comprarse las bebidas más baratas en los Chinos y juntarse al aire libre? Aunque, la verdad, yo a los 16 años era de coca-cola y patatas fritas... pero, claro, estaba en Canada... Besotes, M.

jg riobò dijo...

Repito el comentario de la entrada anterior.
Lejos de ello.
¿Qué pasa con tus esperados comentarios en mi blog?

BIPOLAR dijo...

Qué fuerte lo que comenta exiliado...

En estas fiestas de Burgos he visto dos temas relacionados:
-Partidazo España que coincidió con San Pedro, y ¡cómo quedó la Plaza Mayor!... alucinante. Una cosa es la juerga y otra la MARRANERÍA generalizada
-Otra fue esperando los fuegos, un grupo de chavales en el río... había una chica tan borracha que un tío le estaba metiendo mano de una forma que me daba grima...sin cortarse un pelo (deseé que por lo menos llevaran métodos anticonceptivos alguno de los dos)
¡Qué mundo!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Estos jóvenes son los hijos exactos de la sociedad española de hace dos décadas. Como se les ha criado de tal manera que se les ha anulado la culpa individual, sólo se les podrá frenar con dos cosas: control policial de los lugares de botellón (si está prohibidio, está prohibido); control familiar (dejemos de culpar a los gobiernos, los educadores, los policías).
No son todos los jóvenes los que se emborrachan en estos botellones, pero son una mayoría muy ruidosa que, además, provoca destrozos y gastos considerables. Por supuesto, molestias a los que no participan (¡anda que no hay sitio en Catilla para hacer botellones sin molestar a nadie!). No son todos, pero los que participan dan pena.
Como todas las modas, se pasará, pero cuánto tiempo y salud están perdiendo.

Exiliado dijo...

Pedro:
Aunque coincido en gran parte con tu valoracion, creo que, desgraciadamente, en algo te equivocas.
Viviendo donde vivo te aseguro que las cosas van a ir a peor, y seran los propios ciudadanos, bueno una parte, los culpables.
Control policial: traera consigo el levantamiento de mucho cantamañanas que dira que eso va en contra de las libertades individuales.
Control de los padres: A la segunda bronca se les acusara de ser antiguos, abusadores, etc.
En el Reino Unido una parte de la juventud ya no respeta a nada ni a nadie, como lo muestran no solo las escenas de vandalismo, sino el propio hecho de que la ultima moda es liarse a cuchilladas a la primer de cambio. Solo un cambio radical del tejido social puede evitar el que la cosa se valla de las manos. Pero no hay politico con la suficiente valentia como para impulsarlo
Un saludo a todos