jueves, 3 de abril de 2008

HE RECIBIDO UN PREMIO


Cuando iba al psicólogo, recuerdo, cómo me enseñó a colgarme medallas.
Esto de la autoestima funciona así.
Lo típico, me enseñaba un método para intentar mejorar mis limitaciones y superar mis fobias. De tal manera que a medida que iba mejorando y superando todos mis fallos, yo misma debía ponerme medallas.
Recuerdo, que me costaba un montón. Pero como todo, le fui cogiendo el tranquillo.
Claro, todo esto depende del nivel de autoexigencia de uno mismo. Porque uno puede acabar lleno de galones y medallas como un militar de alta graduación, y no ser merecedor de ellas.

Pero, también es cierto que he recibido una educación con alto grado de exigencia y tirando a negativa, con lo cual en mi infancia y adolescencia me han colgado pocas o ninguna medalla.
Esque lo bueno era obligatorio, y se daba por hecho, nunca te recordaban lo bien que hacías algo.
Sin embargo lo malo (o lo subjetivamente negativo, que no tenía porqué ser malo) te lo refrotaban continuamente .
Ay, se me olvidaba, gané una de cartón en los campamentos.
Así, que yo, me cuelgo medallas de vez en cuando. Y , a mis hijos también. Y, a los amigos, y al marido, por Dios, a ése también. Tengo de muchos tipos y colores (medallas, no maridos, con uno tengo suficiente).
Ahora, que si hace falta las quito y las vuelvo a poner. Son medallas de quita y pon.
Pues bien, hoy he recibido un premio.
Y, ¡qué coño! me ha hecho ilusión. Además junto con Bipolar, que cada día la quiero más.
Los premios, los halagos y todas estas cosas nos encantan a todos.
Por que esto de la autoestima (la falta de autoestima), aunque a veces llega a resultar pedante la verdad, es algo que llevamos arrastrando durante muchas generaciones, no sé si por la cultura ésta de la culpabilidad judeo-cristiana o simplemente es más de los castellanos. En general, nos queremos poco a nosotros mismos. Y, si los demás nos dicen cuánto nos quieren, eso ayuda de cojones a quererse a uno mismo.


------
Ha empezado abril
y me siento vivir.
La luz es más potente.
Y el sol está radiante.
Ayer noté el sol en mi cara.
Cerré los ojos y allí estaba.
Paseé durante una hora,
decidí que ésa iba a ser la que me robaron el sábado.
Y sentí que la recuperé.
Escuché música.
Me sentí viva.
Sólo necesité sentir el sol,
sentir la luz,
la hierba bajo mis pies,
el Arlanzón a mi lado, de compañero de viaje.
Y, encima hoy, recibo un premio, ¡qué más puedo pedir!
Gracias, Pedro.

8 comentarios:

BIPOLAR dijo...

¡Qué bonito Pilar!
Me has emocionado un montón. Así que hago como mía esta entrada tan llena de sentimientos y cosas verdaderas.
EEEEESSSSSMUUUUUACCCCHHHHHHHHH

Digo que si también nos intentarán disolver en internet... ¿No será que hay demasiadas disoluciones en el agua? ¿Será la jefa una ávida lectora de La Acequia? ¿El señor que escribe en La Acequia no será un potente desengrasador?

No sé, no sé... creo que me he perdido

Había un cómico en la tele que se ponía medallas de pega. A mi la verdad que sólo me han dado rosarios y otras cosas peores.

Francisco O. Campillo dijo...

Mi enhorabuena por el premio. He estado varios días desconectado por mis viajes de trabajo y me ha alegrado reposar en tu blog.
Lo dicho... un abrazote.

Merche Pallarés dijo...

Veo que es época de premios por todos los blogs (yo tambien te he dejado uno en el blog de Pedro) pues sí ayudan a nuestra autoestima y es maravilloso. En cuanto sepa poner una foto de un galardón super-fragilístic-expiali doscious en mi blog, te lo daré, querida Pilar. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Gracias a ti, Pilar. Me ha gustado mucho tu reflexión y me gusta lo de ponerse y quitarse medallas.
Este premio lo tienes bien merecido.
(El enlace en mi nombre está mal).

Pilar dijo...

BIPOLAR, qué tal la resaca después de la celebración de la entrega?
Qué cena nos dieron después, que "lanch". Por cierto, ibas monísima, sobre todo cuando te bajé la cremallera de la cazadora y descubrí el escote de tu vestido...Ideal,ideal. ay, hija esque estoy tan emocionadaaaaa.
FRANCISCO, no sabes cómo me gusta que te sirva de descanso este punto intermedio.
MERCHE, gracias por adelantado, esperando estoy, no sé si llevaré el mismo vestido que para la entrega de anoche, dímelo con tiempo.
PEDRO, ay ¡qué fiestón! tengo la medalla colgada, la llevo puesta y la Bipolar también. Estamos más contentassss
BESOS A TODOS, MUA, MUA, REQUETEMUA

ANA dijo...

Enhorabuena Pilar, lo mereces, esa y otras muchas más que te pondrán, porque "Nena, tu lo vales",
Tus puntos intermedios se sostienen por tí, no por nadie más.
Un festín de medallas,
y un beso de buen finde y que nadie te robe nada, ni un minuto.
ana.

BIPOLAR dijo...

Pilar creo que le gustaría más bajarte la cremallera a tí, que a mi no se me sostiene la encuadernación.

PILAR dijo...

Gracias, ana, corazón. Solete que eres un sol.
Bipolar, bueno lo de la encuadernación, ejem,ejem