lunes, 21 de abril de 2008

el idioma

En el colegio, estudié inglés.
Con los años me matriculé en la Escuela de Idiomas, e hice tres cursos de inglés, tengo pendiente de acabar.
En inglés me defiendo, sobre todo a la hora de entender, al hablar me corto más. Entonces, en el fondo no sé si me sirve de mucho, pero bueno, algo es algo digo yo.
Esto de los idiomas, cuya importancia hoy en día es de primerísima necesidad en cuanto a encontrar un trabajo se refiere, a mi me pone enferma. Porque con lo que a mí me gusta hablar, me da rabia y pena e impotencia no poder entablar una relación (amistosa, me refiero, mi marido nunca me lee, pero por si acaso, ay que sino dejo las cosas claras, ¡qué gilipollez!) por el puñetero idioma.
Me he encontrado en diferentes situaciones en la vida, que me he acordado de aquello de la Torre de Babel que nos explicaban de pequeños...y digo yo, ¡qué rabia!. Han sido situaciones que debido al idioma se han provocado malentendidos. Si resulta que hablando el mismo a veces no nos entendemos.
¿A qué viene esto? , diréis.
Pues a que tengo a Camile en casa, es una niña ideal, es francesa, habla muy suavecito y bajito. Es una monada, pero claro habla francés (y yo, perdón por la vulgaridad, de francés lo justo y necesario, ejem...). Está en casa, por un intercambio. En octubre mi hija fue a Tours (ciudad preciosa y con un entorno ideal, por cierto) y ahora le tocaba a Camile venir.
Y yo, me pongo negra, se supone que la tengo que hablar en español, pero es que las mínimas cosas me resultan agotadoras. Ella me mira con ojitos muy despiertos, y yo gesticulo sin parar.
Esta pasada noche no sé ni cómo ha dormido (ella me ha dicho que bien) porque el uso de las sábanas bajeras y encimeras debe ser típicamente español, ellos sólo conocen el edredón nórdico (mucho más práctico por otra parte).
Esta tarde se lo explicaré, me meteré en mi cama y le diré que es así como se hace.

12 comentarios:

jg riobò dijo...

En el ejemplo está el secreto y veo que lo vas a realizar.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A veces no es el idioma lo que nos ayuda a comunicarnos. Sigue, Camile, estoy seguro, te comprende.

Paco dijo...

hay cosas que tengo muy claras, a veces me encuentro un blog en inglés y deseo decir algo... y lo digo, pero en español... soy español.

saludos

Merche Pallarés dijo...

Querida, la manera de saber bien un idioma es lanzándote a hablarlo. No te preocupes si cometes errores, generalmente la gente que sabe estarán encantados de corregirte y así iras sabiendo más. A mi me pasa con el portugués que lo hablo pero como no lo practico mucho, pues cometo errores y cuando llevo grupos portugueses ellos me corrigen y yo encantada al igual que con los franceses aunque éste lo hablo mejor. Muy simpática tu entrada de hoy. Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

Qué bonito el intercambio, todos metidos en la cama haciendo edredoning.

manzacosas dijo...

Vaya, otra vez la BIPO, ahora con el edredoning. No la hagáis ni caso. Por cierto, no tengo ni puñetera idea del inglés ese, y no creo que vaya ya a aprenderlo. Total ¿para qué? Cojo una silla y ya hago silling, una maceta y hago maceting, si es que es muy sencillo...

ANA dijo...

Ya me acuerdo cuando yo estuve de intercambio en Angers, en Francia,
tenía 16 años, casi nada. Pero es como realmente se aprende y cuando se hace con más facilidad, viviendo en el país. Una experiencia inolvidable.
Un besito,
ana

Isabel Huete dijo...

Lo que dice Pedro es verdad, uno se puede comunicar de muchas maneras sin necesidad e saber un idioma, aunque llevas razón tú en que no poder comunicarse en otras lenguas hace que uno se sienta limitado, sobre todo si nos gusta la conversación. Aprovecha que Camile está para practicar tú también un poco tu francés.
¡Animo! Besazos.

PILAR dijo...

javier, pues sí, desde el lunes se ha acomodado a mis costumbres sabaneras.

PEDRO, pues sí en efecto, pero no sabes lo que ayuda el hablar el mismo idioma. Yo, sigo gesticulando y sonriendo.

PACO, pues sí somos españoles pero el hablar idiomas creo que nos enriquece. Por cierto, gracias por venir, te visitaré.

MERCHE, que me vas a contar, si tu eres mundial...

MANZACOSAS, hay unos traductores divinos en esto del interné.

ANA, envidia me das. yo a cambio me encanta acoger a gente en casa, es una manera de viajar.

ISABEL, hija yo me siento muyyyy limitada.

ABRAZOTES A TODOS, CORAZONES.

Exiliado dijo...

Je je je je.
Por experiencia te dire.... que hasta que no te vallas al exilio y lo hables por narices, lo de la escuela de idiomas te servira mas bien de poco...
De hecho los primeros dias puedes estar tan perdida como un pulpo en un garaje. Lo digo por experiencia.

amelche dijo...

Dicen que más del 60% de la comunicación está en lo no verbal: en los gestos, el tono de voz, etc. Así que, no te preocupes por no saber francés.

El edredón, para mi gusto, un engorro. Porque como te muevas un poco, se te quedan los pies fuera y te enfrías. Y, ¿tú sabes lo que cuesta volver a meterlo en la funda después de lavarlo y que la cama se quede lisa? Se queda hundido de un lado y muy levantado por el otro. Intentas alisarlo y entonces al revés, y cuando por fin se te queda bien de un lado, del otro, fatal. Hala, vuelve a empezar. ¡Una lucha con el maldito edredón...! Por experiencia te lo digo, que viví dos años en Irlanda del Norte.

PILAR dijo...

EXILIADO, GRACIAS POR VENIR POR MI PUNTO INTERMEDIO, ME ENCANTA RECIBIR VISITAS NUEVAS. EN MI BLOG A VECES CUENTO COSAS DE BURGOS, ASÍ QUE EN CIERTA MANERA TE ACERCARÉ A TU CIUDAD.
UN ABRAZO, TE VISITARÉ.

AMELCHE, OTRA VISITA NUEVA, QUÉ CONTENTA ESTOY, DE VERDAD.
VUELVE, EH. TE VISITARÉ.

BESOTES, CORAZONES, NO SABÉIS LA FALTA QUE ME HACÍA ESTOOOOOO