domingo, 17 de febrero de 2008

LOS DOMINGOS

Siempre me han gustado los domingos.
Sé que a la mayoría de la gente le deprimen.
Pues a mí no.
Me siento, sobre todo a estas horas de la noche, con energía.
Normalmente, se supone que he descansado el fin de semana. He dormido, y he recuperado horas de sueño. Y estoy realmente descansada. A mí el descanso físico me ayuda a ver las cosas más claras y mejor. El dormir, como digo yo, me carga pilas, me carga de energía.

Tengo la suerte de desconectar fácilmente, y el fin de semana me sirve para poner distancia a los problemas cotidianos de cada día, sobre todo a los del trabajo. Que es de donde más necesito desconectar y de donde más me interesa hacerlo. Entre otras cosas porque los fines de semana, en mi caso, siguen teniendo trabajo, pero del que (aunque soy muy quejica) me gusta, típico: organizar la compra, hacer recados, organizar la semana, la casa...

Pues bien, cuando llega el domingo a estas horas me siento con fuerzas,
es como la sensación de empezar de nuevo,
de empezar de cero, de quemar lo viejo y estrenar lo nuevo.
Tal vez, será que en el fondo soy optimista y siempre (o casi siempre) le doy una oportunidad a cada semana.

Me gustan los domingos, que no los domingueros ni el dominguerismo.
Me gusta (los domingos) comprar los periódicos y el pan y que el postre sea especial.
Me gustan los domingos porque el ritmo se ralentiza, las tiendas cierran y a veces hasta hay menos tráfico y menos ruido en la calle.
Me gustan los domingos.

9 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Últimamente mis domingos, todos ellos, son siempre de despedida. Estas últimas horas son las peores. Aunque haya descansado, todo se me ha venido encima.

PILAR dijo...

Pues ánimo, Pedro, a veces el poder despedirse hace ser más consciente de lo que uno tiene porque lo pierde temporalmente.
Buena semana.

jg riobò dijo...

El domingo es el día de las ideas para realizar durante la semana y a veces terminar por fin con alguna.

PILAR dijo...

Pues Javier espero que lleves a buen puerto este fin de semana alguna de tus ideas.
Buena semana para ti, también.

manzacosas dijo...

Hola. El caso es que comparto tus criterios, pero los domingos siguen siendo para mì deprimentes. Me ha ocurrido toda la vida, y creo que ya no cambiaré. Me gusta la forma de presentar tus impresiones. Un saludo

BIPOLAR dijo...

Lo que más me gusta del domingo es la siesta

PILAR dijo...

Manzacosas, gracias por tu opinión sobre mis impresiones. Y hay muchas cosas para evitar que sean deprimentes
Bipolar, a mí también, la siesta es una maravilla, y otras cosas...

Merche Pallarés dijo...

Odio y siempre he odiado los domingos...no sé porque pero para mi son dias muertos además casi siempre son grises, pesados, un horror. Besotes, M.

Anónimo dijo...

no se, ami no me gustan los domignos, los odio de hecho...es como esperar k llegue el lunes, está todo cerrado, poca gente por la calle, la gente no kiere hacer nunca nada...sino hay futbol, me cuesta jeje!

Nada, buen blog! i buen tema

jordimontes@hotmail.com