martes, 19 de febrero de 2008

DORMIR BIEN

He vuelto a recuperar el sueño.
¡Qué maravilla!
En líneas generales (exceptuando mis otitis nocturnas) más o menos hasta los veinte años he dormido como los propios ángeles.
Después empezaron a venir las comeduras de coco, ésas que ahora con los años te producen hasta risa pero que yo al menos a los veinte me las tomaba muy en serio.
Esas trascendencias, esos amores frustrados, esas preocupaciones de los 20 y esos problemas que hacen que descubras que hay una vida ahí esperándote, y esas responsabilidades que llaman a tu puerta y te dicen que tienes que ocupar un sitio. Debió ser que en esa edad empecé a tomar las riendas de mi vida y a darme cuenta de que me tenía que empezar a buscar la misma.
Hasta entonces mi vida había sido, digamos, feliz, me había dedicado a estudiar (en eso no tuve problemas, la verdad, he de reconocer que me gustaba) y a pasarlo lo mejor posible, he sido, se puede decir, una "juergas".
Unos pocos años después vinieron los hijos, y ya se sabe hasta que ellos acostumbran a dormir de un tirón, se pasan noches en vela, al principio porque sus estómagos requieren ser rellenados con el alimento que la naturaleza le coloca a una en el cuerpo y que la hace sentirse como un depósito de gasolina y después porque se ponen malos, tienen pesadillas...
Cuando se fueron ellos acostumbrando a dormir toda la noche seguidita, empecé a ser yo quien noté que me despertaba varias veces en la misma. Entonces fueron años de dormir realmente fatal, y lo peor no era no dormir, lo peor eran los pensamientos que se apoderaban de mí durante la noche, los cuales se desvanecían con ella y cuando empezaba a amanecer y sonaba el despertador era cuando estaba totalmente dormida. Decidí acudir a la química, aconsejada creo que bien por una amiga médico, también probé con la relajación, el deporte...y mejoré pero seguía teniendo noches de insomnio, el silencio de la noche era únicamente violado por los ronquidos del susodicho (él dice que yo también ronco) y por los come-come de mi coco.
Y así hasta hace unos meses que por arte de birlibirloque he vuelto a dormir de un tirón, y es una felicidad, por una parte a veces pienso que me da rabia depender tanto de Morfeo, pero es que lo necesito para vivir.
Una noche de buen dormir es un día de vivir mejor.

10 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Lo dice PULEVA,"la fatiga empieza precozmente y la mujer tiene la necesidad de dormir. Esto se debe a la disminución de la tensión arterial, y puede ocasionar incluso mareo"
jajajaja, creo que no es tu caso ¿no?

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

He tenido demasiadas rachas de mal dormir para saber lo que significa eso: vueltas en la cama, vueltas en la cabeza, estado de agotamiento, frustración.
Ahora que parece que duermo mejor, aprovecho, para cuando vuelvan.

jg riobò dijo...

Yo soy de dormir excelente de siempre.
No tengo experiencias para comentar.

PILAR dijo...

Bipolar, anda que tú sí que podías haber contado experiencias de tus insomnios.

Pedro, pues que siga la racha, para ambos.

Está claro, Javier, eres un tío tranquilo.

ANA dijo...

pilar, es necesario como el comer, descansar.
Mi abuelita lo decía, dormir, alimenta.
No sé qué ha pasado en la entrada de "las llaves" pero no sale el link para poder hacer comentario.
Un abrazo,
ana.

jg riobò dijo...

Algo pasa pues no puedo dejar comentario en la entrada de hoy.

Blogofago dijo...

Pilar:

Solo siento envidia...y cansancio sin sueño.

Llevo AÑOS sin dormir una noche completa de un tiron, encima viajo bastante y esto descoloca e intranquiliza, mal caldo de cultivo para Morfeo.

Ese fue uno de los motivos para dedicarme a estos menesteres

Aprovecha

PILAR dijo...

Hoy voy a empezar a ser asidua y contestar en vuestros comentarios.
Ana, mi madre dice que "Cuerpo descansado, dinero vale".
Blogófago, todo depende de la mala leche que te provoque la falta de sueño, a mí me la provocaba y mucho, por eso acudí a la química, y yo no invito a nadie a nada, a mí me dio resultado y no me enganchó.
por cierto hoy he vuelto a dormir de lujo.
UN ABRAZO A TODOS Y GRACIAS POR ESTAR AHÍ.

Merche Pallarés dijo...

La verdad es que desde que he entrado en este mundo de los blogs, no duermo tanto como lo hacía pero estoy encantada porque este mundo me da vida e ilusión (muy importante a una cierta edad que piensas que la ilusión ya no existe) por lo tanto no me importa. Estoy feliz. Besotes, M.

PILAR dijo...

Merche, comparto tu comentario, totalmente.
A mí también me han dado vida e ilusión.