jueves, 24 de enero de 2008

VOCACIÓN


Definición en la Real Academia Española: Inclinación a cualquier estado, profesión o carrera.

Ya sé que a estas alturas de la vida no es momento de preguntarme por mi vocación.
Pero, a veces lo sigo haciendo.

Siempre he envidiado a la gente que desde su niñez ha tenido muy claro lo que quería ser en la vida: médico, maestro, veterinario, abogado...y otras tantas profesiones.
Yo, la verdad es que nunca lo he tenido muy claro, o sí, no lo sé.

A mi, de niña es que me gustaban muchas cosas, había otras tantas que no.
*Ser actriz siempre fue uno de mis sueños (evidentemente, por ahora, incumplido). Verme en un escenario, ante un público, los aplausos...porque yo quería ser actriz de teatro. A cambio, cuando voy al teatro me imagino ser yo la actriz (puestos a soñar, soy siempre la protagonista).

*Ser cantante, ese era otro de mis sueños, cuántas veces delante del espejo del baño he cogido un cepillo de pelo a modo de micrófono...A cambio, formo parte de un coro y cuando damos un concierto siento en mis tripas ese gusanillo, y me conformo.

*Ser payaso, en este caso payasa (que suena más peyorativo), hacer reír a la gente, reírse de uno mismo y utilizar el humor como profesión...A cambio, me siento un poco payasa, y en cuanto puedo intento ponerle una sonrisa a cualquier situación. Y cuando hay una reunión de amigos, me reconozco payasa, y los demás también lo hacen, e intento pasarlo lo mejor posible.

Sé que no he sido llamada para la pintura, por ejemplo, soy incapaz de dibujar, ni copiando. Me quedé en la casita esa típica que se hace con cuatro ventanas, la chimenea, el caminito y los árboles...osea en el dibujo infantil, y de ahí es que no he evolucionado.

La física y la química, es que me horrorizaban, en mi vida (seguramente por ignorancia) he entendido estas ciencias y para qué sirven (que nadie se ofenda, sé que son importantes, pero yo no las veía la gracia).

La contabilidad, por ejemplo, los números, las facturas...todas esas cosas, la economía... y mira que debe estar bien entender de eso, y es conveniente por otra parte porque quien más quien menos tiene un crédito, una hipoteca, una cuenta bancaria...y luego oyes que la bolsa ha hecho CRACK (no sé si se escribe así) y que si estamos en crisis, que si el ipc, y comprendes que deberías ser más entendida en la materia porque además queda muy hablar de ello...

Cuando tuve que decidir, con 18 años, qué quería estudiar, no lo tenía demasiado claro. Me "tiraba" mucho Psicología y Periodismo, pero razones económicas impidieron que saliera de Burgos. Así que elegí Derecho, al fin y al cabo yo era de letras y esta carrera, según mis padres, tenía muchas salidas (profesionales, se entiende, gegege con la payasa).

A veces, pienso, que la vida me ha ido llevando, día a día, a lo que soy (esto es una perogrullada, además de mal explicado). Lógicamente. Quiero decir: a veces me planteo si yo he llevado mi vida o ha sido la vida la que me ha traído hasta aqui y hasta hoy...
Creo, que en general, soy lo que quiero ser.

Sinceramente, las decisiones importantes que he ido tomando en la vida, las he tomado con libertad. Y, sí, también hay algo de frustración en mi vida, pero es lógico, sólo se vive una vez, y las decisiones pasan y se toman, y hay condicionantes que nos marcan y son inevitables. También nos confundimos, erramos, nos equivocamos, pero si es posible rectificamos y si no apechugamos.

Creo que en definitiva tengo vocación de vividora (en el buen sentido de la palabra).

Quiero VIVIR, y esa es mi vocación, DÍA A DÍA, lo que me vaya marcando la vida.

Hay decisiones que ya no puedo (no quiero) cambiar, que aunque a veces me pesan, otras tantas me reconcilio con ellas y las abrazo y las acepto; sabiendo que a lo mejor en otra vida, en otra ciudad, en otro lugar de trabajo...¿podría ser más feliz?...Y también estoy dispuesta a seguir eligiendo y optando por aquello que la vida me ofrezca.

Nota: En la foto, Marcelo, un hombre que es lo que quiere ser. No le he pedido permiso para colgar su foto, espero que no le parezca mal.






5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¿Te parece poca vocación la de la vida? Sé de muchos que aun no la han descubierto y van con los ojos cerrados.
Además, querida Pilar, la vida es nuestra y podemos girarla cuando nos venga bien.
Saludos medio griposos.

ANA dijo...

Yo tambien estoy sonde la vida me ha traído, nunca pensé que estaría trabajando con bebes y niños.
He dado tumbos hasta estar aquí.
Nunca he tenido claro lo que queria ser, pero si tenía claro que tendría que gustarme, que si no, no me conformaría,
y así, he ido probando aquí y allá, unas veces lo que la vida me ofrecía, otras lo que yo pensaba me convenía.
Creo que no tengo vocación de nada,
que tristeza,
no?
Besitos,
ana.

jg riobò dijo...

La vida te lleva a donde estás y no sabes por dónde te llevará.
Últimamente yo me dejo guiar.

Francisco O. Campillo dijo...

De vocación "vividora"... ¡pues no esta nada mal! ¿Qué otra cosa podemos hacer más gratificante?

Blogofago dijo...

¡¡¡¡ Marcelo que sorpresa ¡¡¡¡

Hubo una temporada de mi vida en la que conviví mucho con él, largas partidas de ajedrez y charlas vespertinas en el D. Diego. En aquella época no sabia aun solfear ni tocar el trombón...
De fondo sonaban en la jukebox: radio futura, los zombies y sobre todo The Romantics...

Un tipo entrañable y un ejemplo de "vocacion"