martes, 8 de enero de 2008

PAREN POR FAVOR QUE ME QUIERO BAJAR

Hace tiempo que me monté por última vez en una noria,
dije que "nunca más". Me entró una especie de fobia que
me prometí a mi misma no repetir.

Hoy traigo aquí esta foto tomada por mi hija Inés en un viaje
de intercambio a París que hizo en octubre de 2007. Se la tomo
prestada.

La traigo porque realmente me siento así últimamente.
La traigo porque quiero practicar más la imagen y menos la palabra.
La traigo porque quiero pararme.
La traigo porque me quiero bajar.
La traigo porque a veces estoy arriba y otras abajo.
La traigo porque me mareo.
La traigo porque quiero tener los pies en el suelo, y andar con ellos.
La traigo porque quiero conducir mi vida.

La traigo porque me quiero bajar.- ¡Por favor!

3 comentarios:

jg riobò dijo...

El problema no se resuelve bajándose, el problema es aceptarnos y aceptar la existencia de la noria, pero verlo de otra manera. Más amor, menos ansias de poder, competitividad, odios, alienación .....

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No hay que bajarse, Pilar, hay que hacerse con los mandos de la noria. Y disfrutarla.

PILAR dijo...

Deduzco de vuestros comentarios que sois más valientes que yo,
más maduros que yo,
o tal vez más conformistas, no seguro que no, seguro que no sois conformistas.
Es cierto hay que seguir ahí, pero a veces cuesta un huevo, cuando estás arriba por el vértigo y abajo por si te aplastan.
sí, es cierto, intentaré hacerme con los mandos, pero ahora me cuesta un poco. Me siento frágil.
Gracias a los dos por vuestras palabras.