domingo, 9 de diciembre de 2007

MI DELIRIUM




Había estado en Bilbao hace ocho años viendo el circo del Sol, su espectáculo "Quidam", y aquello me impactó. Todavía hoy sigo escuchando su música.
No se había oído hablar mucho de este circo. Tal vez, tenía más originalidad y era más sorpresivo, al no haber referentes externos que influyesen en la opinión que se pudiera tener del mismo. El espéctaculo era en una carpa, con un aforo no muy numeroso, y eso te envolvía en una magia y un ambiente muy especial, conmigo lo consiguieron, me transportaron a un mundo circense. A un mundo ideal.

Tenía mucha ilusión de volver a pasar esa experiencia. Ha venido más veces a España, pero por motivos varios, entre otros el monetario, no había vuelto a verlo.
Si nos metemos en google hay un montón de cosas acerca de este "circo", pero yo os traigo mi experiencia, cómo lo he vivido.
Me gustaría ser capaz de transmitir en palabras mis percepciones, sensaciones y emociones:
-Un escenario inmenso.
-Dos pantallas gigantes a cada lado del mismo.
-¡Dios mío, de lo que es capaz el ser humano!
-Sigo admirando a la persona, al hombre, al ser humano.
-Se unen acrobacia, multimedia, hologramas...
-Se fusionan el espéctaculo real y directo con imágenes proyectadas en las pantallas que se han realizado previamente y en ellas se ve lo que en ese mismo momento hacen los artistas en el escenario, ya que hay tres cámaras que están filmándolo.
-Surrealismo.
-Mezcla de razas y culturas.
-Principio y fin. Alfa y omega.Relojes que mueven sus manillas sin parar, de adelante hacia atrás.
-Perplejidad ante el esfuerzo, el trabajo, el entrenamiento...
-Plasticidad, colores, percusión.
-Sincronización de movimientos corporales.

Las comparaciones son odiosas, nada que ver mi primera vez con ésta. Pero, sigue siendo digno de admirar.

Siempre que veo, presencio, asisto a cualquier espectáculo en directo (concierto, teatro, musical...) siento una envidia sana inmensa, me subiría al escenario (¡pobre de mí!) con ellos. Tengo alma de artista, y lo soy, pero en mi casa, en mi trabajo, con mi gente... para un público pequeño pero importante. Por eso me identifico con los artistas.
El arte en cualquiera de sus manifestaciones me hacen sentir viva y comprender que a pesar de todo el ser humano es capaz de hacer maravillas y eso me da una inyección de optimismo que me llena y me da vida. Es mi delirium.

4 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El Circo del Sol está haciendo algunos de los mejores espectáculos de la última década.
Qué envidia, Pilar, a ver si te imito y vuelvo a verlos.

jg riobò dijo...

Yo no los he visto.
Eres artista pues te consideras artista.

PILAR dijo...

Pedro, te aseguro que no te defraudarían.
Javier, a ti tampoco, además los hologramas, los videos y las imágenes que aparecen en las pantallas gigantes seguro que te gustarían.
Por cierto, cuando quieras puedes empezar a aplaudir

Perla dijo...

Seguro que ha sido, como dices, algo fantástico. Me alegro por ti.
No me gusta nada el circo, siempre me imagino a pobres animales encerrados en pequeñas jaulas para el disfrute de humanos inhumanos...la libertad es uno de los dones más preciados. Por que no iba a serlo para ellos también??? Deberíamos pensar largo y tendido.