miércoles, 28 de noviembre de 2007

LAS FUENTES. MIS FUENTES. ESAS FUENTES

MIS FUENTES
Las fuentes, mis fuentes….

De las que he bebido,
en las que he vivido.
A las que hoy agradezco y reconozco.

Que me saciaron la sed,
que me dieron la luz y la claridad,
que me dieron el tiempo de pensar,
que me atraparon en su transparencia cristalina.

Las fuentes, mis fuentes…
con las que me atraganté
con las que me refresqué
en las que me ahogué
a las que arrojé (¿?)
de las que imaginé.

Las fuentes, mis fuentes…
esas pequeñas cascadas,
esa fuerza de vida,
esa vida contenida,
ese frescor,
esa prisa por salir sin saber a dónde,
ese lugar de deseos y ensoñaciones,
ese lugar de picias y tentaciones …

Las fuentes, mis fuentes….

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Nada hay más honesto que agradecer las fuentes que nos han permitido saciar la sed hasta llegar a hoy.
Es un texto muy emotivo.

jg riobò dijo...

Extraordinario.
Somos aún de fuentes, nuestros hijos tienen dificultad para poder beber en ellas; incluso en los pueblos las quitan.
Lástima de progreso.

Pilar dijo...

Gracias, Pedro. Espero que podamos seguir bebiendo y que la sequía no llegue a ellas.
Un abrazo.
Javier, gracias de nuevo. Ya sabes las dichosas botellitas de agua mineral han sustituido el poder "beber a morro", "sin chupar el caño, hija".